Un 4×4 para disfrutar del campo

desguaces4x4

Aquí  en Madrid, hay un montón de montes y pequeños valles por los que poder subir y bajar con el todoterreno, atravesar esas pequeñas llanuras llenas de charcos y que se empapen los cristales de barro por que el día anterior a llovido bastante. Así pasamos algunos festivos los amigos del barrio, los que nos conocemos de toda la vida y hemos salido y entrado desde que íbamos al colegio, amigos de los que ya no se encuentran ni con un radar, personas en las que poder confiar. Nos juntamos nueve en total, casi todos tenemos coches 4×4, menos Javi, que es el que mejor se lo pasa en su moto una nueva, una  que sacó hace unos años de un desguace y que entre cervezas y buenos ratos hemos arreglado entre todos.

Un día en uno de los desguaces de todoterrenos que solíamos frecuentar en busca de piezas para mejorar nuestros coches, encontramos en un rincón la moto medio desguazada y a la que hasta le faltaba una rueda, Javi es el único que no tiene coche, aunque siempre va de copiloto conmigo, todos sabemos que está deseando tener uno, de momento no puede ser por lo que la idea de la moto se nos pasó por la cabeza casi de manera instantánea a todos nosotros, y la compramos, poco a poco, pieza a pieza, rato a rato, en  momentos inolvidables que hemos pasado todos los juntos, conseguimos arreglar la moto, incluso la personalizamos con sus iniciales y los colores de su equipo favorito, la verdad es que se quedó genial, y hasta funcionaba.

Desde entonces, cada vez que nos juntamos Javi aparece con su moto para enseñarnos todo lo que se puede hacer con un cacharro de esos, nosotros con nuestros coches haciendo derrapes y subiendo cuestas impensables, él  con su moto llenándonos de barro cada vez que nos adelanta, lo pasmos como enanos la verdad, después nos vamos a comer a un restaurante que hay en la salida del  pueblo donde ponen los mejores huevos rotos de todo Madrid, allí, nos juntamos con nuestras parejas e hijos, algunos estamos casados y con peques, otros tienen novias y están con un pie en el altar, Javi acaba de conocer a una muchacha que parce que le gusta bastante y que alucina cada vez que la lleva en su moto. Somos una pequeña gran familia.