Beneficios del ayuno intermitente

El ayuno intermitente ofrece múltiples beneficios si se realiza de forma inteligente: disminuye el riesgo de padecer enfermedades crónicas, enfermedades cardiovasculares la diabetes, baja los triglicéridos, mejora la sensibilidad de la insulina aumenta la producción de la hormona del crecimiento…

 

Además puede promover la autofagia y la oxidación de las grasas y mejora la sensación del apetito.

 

Vamos a ver algunos consejos para llevar mejor el ayuno intermitente:

 

Para comenzar, debes beber mucho agua y comer alimentos con proteínas de absorción lenta como el pollo, huevos o también puedes recurrir a batidos de caseína que puedes comprar en tiendas de nutrición como FITSTORE.es.

 

Sería muy bueno combinar las proteínas con fibra o con grasas para ralentizar su absorción.

 

Otro consejo es que no hagas ayunos demasiado largos; lo ideal sería entre 16 y 24 horas. Puedes empezar con el ayuno 12/12 para más adelante pasar al de 16/8 y finalmente acabar en el de 24 horas.

 

Es interesante que trates de dormir para cubrir esas 8-9 horas de ayuno. Las otras 7-8 horas restantes mantente ocupado para distraer al cerebro y evitar tener pensamientos en la comida.

 

Debes hacer uso del ayuno intermitente con cabeza, de forma inteligente. No es necesario llevarlo al extremo y hay que saber afrontar las situaciones sociales.

 

Aquellas personas con mucha masa muscular, atletas o personas con un metabolismo rapidísimo como los ectomorfos requieren muchas calorías, por lo que realizar un ayuo largo puede comprometer el consumo total de calorías diarias.

 

También puede hacerse un ayuno los días de descanso y comer normal los días de entreno. No es obligatorio hacer ayuno intermitentes todos los días. Además, este método debe ser verificado por un profesional y deben monitorizarse ciertos niveles como el azúcar en sangre. Y es que, por querer perder grasa de forma extrema pueden aparecer problemas asociados.